AS DE ESPADAS. Esta carta radicaliza, tajantemente, todo lo que las que están a su lado hayan apuntado. Se trata de lo bueno y lo malo, de lo venturoso y lo nefasto, llevando a su extremo, a su expresión más radical. No hay término medio: o triunfo absoluto o fracaso con estrépito, sin contemplaciones. El amor, el odio; el triunfo, el fracaso; la riqueza, la ruina; la ayuda, el acoso; todo, en fin, hasta sus últimas consecuencias.

INVERTIDA.- Semilla, fertilidad, fecundación. En todos sus significados. Se trata de la fertilidad del consultante tanto en el nivel biológico como en el profesional. Si es joven el consultante, la carta misma habla de una gestación iniciada o a punto de iniciarse. El nueve de bastos anuncia un parto mortal. El rey de oros invertido, parto feliz.

Amistad, dificultad. Enfermedades concretas.

DOS DE ESPADAS. No se trata de una carta desfavorable. Augura felicidad para entablar amistades y unirse a personas que formarán un grupo de trabajo o afición. Lo de la "dificultad" viene referido a problemas no insuperables que tendrán que ver con las consecuciones pronosticadas por otras cartas. Las enfermedades se concretan en molestias musculares, preferentemente en pies y piernas. Entre las amistades del consultante encontrará personas que pueden ayudarle a superar las dificultades. Muchas son las cartas que, con su aparición pueden ratificarlo. INVERTIDA.- Hipocresía. Falsedad. Los amigos anunciados con la carta al derecho serán portadores de engaños y desgracias. Ciertamente el consultante habrá de estar atento a quienes le rodean porque habrá que vérselas con impostores, tramposos, gentes de mente poco limpia. El 9 de espadas pone en guardia ante un "amigo" de muy honrada apariencia. La sota de oros señala a la propia esposa (o marido) como falsa compañera.

Alejamiento. Precipitación.

TRES DE ESPADAS. El consultante puede estar precipitándose en la puesta en marcha de una serie de acciones tendentes a alejarse de su situación actual. La fortuna, por su parte, también puede alejarse de él si continua precipitándose en malgastarla. Con el caballo de bastos, presagio de divorcio. Con el 9 de espadas relación desventurada. Referida a la salud, esta carta advierte indisposiciones en las extremidades inferiores.

INVERTIDA.-Desequilibrios psíquicos. El significado no puede ser más nítido. Tales desequilibrios vendrán del corazón, de inquietudes sentimentales que repercutirán en el consultante de manera tan profunda como para conducirle a la alteración nerviosa y, en caso extremo, cuando la carta viene acompañada por el As de bastos, a una locura que tendrá necesidad de internamiento en un centro especializado.

Conflictos. Abandono. Retiro.

CUATRO DE ESPADAS. Esta carta anuncia problemas en el ámbito familiar. Los enfrentamientos pueden ser de tal índole que obliguen al consultante a buscar el alejamiento y la soledad. Si apareciese en primer lugar, anuncia absoluto retiro, vida monástica. Con el 8 de espadas, exilio. Con el caballo de copas, prisión. Para una mujer, esta carta acompañada de la sota de espadas entraña peligro inminente de abandono, de absoluto desamparo.

INVETIDA.- Asuntos financieros. Duelo. Esta posición muestra fortuna relacionada con los asuntos económicos. En efecto, pueden emprenderse negocios con la seguridad de triunfar sin grandes obstáculos, salvo si aparece próximo el 6 de copas. No obstante, precisamente por su tendencia al triunfo, el consultante puede ser envidiado, atacado y predispuesto a un enfrentamiento físico que pudiera costarle la vida.

Acecho, persecución.

CINCO DE ESPADAS. Referida a las relaciones sentimentales. Habremos de tener cuidado con las personas que nos rodean y que, en consecuencia, también están en torno a la persona que comparte nuestra vida, porque tenderán a engañarnos, arrebatándonos la compañera/o. El 3 de bastos, para una mujer, anuncia la acción de una persona del mismo sexo a fin de alejarla de su hombre. El consultante estará constantemente en peligro de perder lo que más quiere.

INVERTIDA.- Pérdida definitiva. Duelo. Patetismo. En esta posición la carta no puede ser más tajante: muerte. El 8 de copas anuncia luto de mujer y el caballo del mismo palo luto de hombre. Enfermedades: riñones, intestinos y aparato genital.

Viaje. Enfermedad.

SEIS DE ESPADAS. Anuncio de un inminente viaje, por placer o por urgencias de salud, dado que el consultante se hallará predispuesto a enfermedades crónicas que dificultarán las relaciones duraderas. El caballo de bastos augura un viaje intranquilo, poco agradable, incluso de final desgraciado. En ese mismo viaje contará con muchas probabilidades de ser objeto de robo, si el caballo de copas (invertido) aparece junto a la carta básica. INVERTIDA.- Comunicación escrita o verbal. Recibirá comunicados cuyo sentido vendrá determinado por las cartas acompañantes: 5 de copas: un pariente próximo, de edad avanzada, que está redactando testamento a su favor. 9 de bastos: papeles que retrasarán el resultado definitivo de un problema pendiente. Rey de bastos, invertido: sentencia jurídica a su favor. As de copas: carta comunicante de los sentimientos positivos de una persona.

Esperanza, paciencia, resignación.

SIETE DE ESPADAS. Aceptación de unas circunstancias poco agradables que momentáneamente no son susceptibles de cambio. Se aconseja el retiro, la pasividad; la esperanza de un cambio futuro. Tales circunstancias pueden venir dadas por la perseveración de una enfermedad grave que pueda incluso colocarlos a las puertas de la muerte. Cuidado con el corazón y el aparato respiratorio.

INVERTIDA.- Advertencia. Si acepta los consejos de quien bien le quiere, podrá sobreponerse a la enfermedad, cayendo definitivamente, por el contrario, si no presta oídos a sus consejos. Con el 7 de bastos, avisa de inmediatos problemas. El As de espadas significaría la pérdida de la vida.

Murmuraciones, habladurías.

OCHO DE ESPADAS. El consultante es objeto de contínuas críticas, como si cada individuo que le rodea se considera obligado a enjuiciar su conducta. En tal sentido, el 2 de bastos concreta las críticas en asuntos empresariales y augura dificultades que podrían dar al traste con todo lo conseguido. Para una mujer, significa sufrimiento derivado de habladurías que repercutirán negativamente en su vida personal.

INVERTIDA.- Incidentes. Dificultades contínuas en el desarrollo de su actividad. Mala fortuna. Coincidencias nefastas. El caballo de bastos advierte de un viaje en que el consultante sufrirá percances, nunca trágicos pero siempre molestos. Esto le llevará a un habitual estado de mal humor.

Iglesia, obstáculos. Desesperanza.

NUEVE DE ESPADAS. Habrá de enfrentarse a barreras no fácilmente superables que pueden conducirle a la desesperación y a la pérdida de los negocios que hasta el momento pudiera gobernar. Por otra parte, augura la próxima estancia del consultante en una iglesia. En tal sentido, el rey de copas concretaría el hecho en una misa de carácter matrimonial; el as de bastos se referiría a un bautizo, y el 5 de espadas a una misa de difuntos. Cuidado con las enfermedades mentales.

INVERTIDA.-Recelo de alguien. Expresa la desconfianza hacia una persona que sutilmente pretende llevarle al borde de un precipicio; dicho individuo encarna al típico lobo con piel de cordero. La sota de oros nos ofrecería una pista en relación con su aspecto físico: joven moreno.

Vigilancia.

SOTA DE ESPADAS. Tanto puede representar a la persona que cuida de nuestro comportamiento, pretendiendo que nunca abandonemos el camino de la honradez, como al enemigo dispuesto a caer sobre nosotros al menor desfallecimiento. Varias cartas pueden modificar su significado propio: 8 de copas, apunta la próxima desaparición de un miembro de la familia. El rey del mismo palo, la muerte del compañero. La sota de copas, el adiós definitivo de la compañera. El cinco o el seis de copas, presagia pérdida de dinero. INVERTIDA.- Noticia imprevista. De manera tan imprevista como sorprendente, el consultante recibirá una noticia que será positiva si aparece al lado el cuatro de bastos y negativa si la carta acompañante fuese el dos de ese mismo palo. La sota, también de bastos, anuncia pesares producidos por una traición.

Guerra.

CABALLO DE ESPADAS. En su más amplio sentido. Luchas profesionales, enfrentamientos sentimentales; destrucción, riñas. Y presencia física del mundo militar. Al militar mismo augura conflictos que, no obstante, redundarán en un progreso dentro de su profesión. Si se tratara de una consultante, el augurio tendría que ver con la inminente aparición en su vida de un militar. Así como el nueve de copas anuncia la victoria, el cinco de espadas presagiaría la derrota.

INVERTIDA.- Acciones temerarias y exultas. El consultante habrá de enfrentarse a una persona necia, ignorante, y tal enfrentamiento, lejos de ofrecerle gloria, le arrinconará en el ridíPALABRA PROHIBIDA, porque la lucha será motivo de risa entre las gentes que la contemplen. Tendrá que tener cuidado para que la estulticia no venga dada por el propio consultante con acciones impropias de su inteligencia.

La justicia.

REY DE ESPADAS. Indica a una persona madura (acaso el padre del consultante) que encarna a la justicia. También puede hacer referencia a un magistrado auténtico que tendrá que ver con quien recibe el augurio de las cartas. El rey de bastos determinaría un magistrado de gran integridad que actuará con justicia. Por el contrario, el tres de espadas anuncia una sentencia desfavorable, producto de un error judicial.

INVERTIDA.- Persona obstaculizadora. Nos presenta a alguien que generalmente tenderá a dificultar nuestra vida familiar y profesional. Se tratará de un individuo poderoso, de maldad innata, que gozará con nuestras desgracias. Asimismo, aconseja el abandono de un pleito que ineluctablemente acabaría con el consultante, tanto en el aspecto material como en el espiritual. El tres de copas posibilita un final feliz.

Comienzo. Símbolo fálico.