AS DE COPAS. Además de subrayar las predicciones de las cartas acompañantes, el as de copas tiene especial relación con manjares, festines y placeres gastronómicos en general. De modo que su aparición aleja la posibilidad de que el consultante pueda pasar privaciones en este sentido. Seguido del caballo de bastos, y siendo una muchacha la receptora, se pronosticará un viaje para su compañero.

INVERTIDA.- Necesidad de cambio ambiental, profesional. El ambiente en que normalmente se desenvuelve el consultante empieza a pesarle como una losa y buscará el cambio liberador y capaz de devolverle la ilusión. El 2 de bastos (invertido) anuncia una premonición onírica en tal sentido. Y el rey de copas (invertido) predice falsos halagos, conducentes al engaño.

Amor, amistad.

DOS DE COPAS. Carta favorecedora de satisfacciones de tipo amoroso y también de las derivadas de asuntos enmarcados en la fortuna y en los honores. En el hombre, la proximidad del 3 de copas augura un feliz amor. Por el contrario, la sota de espadas representa el engaño de la mujer que polariza su vida sentimental. En la mujer, el 9 de copas vislumbra una relación satisfactoria en el orden económico.

INVERTIDA.- Deseos, pasiones contrariadas. Señala dificultades con relación a la tendencia del consultante hacia las pasiones amorosas; anuncia anhelos frustrados. Junto al 9 de oros, los deseos podrán verse realizados, aunque tal realización implique abandono de obligaciones y, consecuentemente, probabilidad de ruina física y económica.

Prestigio, reconocimiento, triunfo.

TRES DE COPAS. Excelente carta: predice éxitos en cualquier empresa, que deberán adaptarse al sexo y a la edad del consultante, de modo que, si éste es joven, probablemente el triunfo haga referencia a los estudios, y si es una persona madura, al aspecto económico y sentimental. El 6 de copas concreta el éxito en el ámbito literario. La carta en si modifica posibles malos agüeros de sus acompañantes.

INVERTIDA.- Facilidad en la resolución de conflictos económicos y sentimentales. La carta sostiene sus características, aunque atenuadas: el éxito es más relativo, el triunfo absoluto más costoso.

Relaciones y compromisos poco recomendables.

CUATRO DE COPAS. Anuncio de disgustos e insatisfacciones como consecuencia de trato con personas poco afines a su forma de ser y, en no pocas ocasiones, intrigantes, mezquinas y siempre dispuestas a la depredación. Con el 4 de espadas anuncia tristeza, abatimiento, pesares producidos por tales relaciones, empujándole al aislamiento, a la ausencia de comunicación.

INVERTIDA.- Cambio ambiental. Alejamiento de compromisos anteriores. Si al derecho predecía relaciones negativas, invertida indica el fin de tales relaciones con la aparición de nuevas amistades, nuevos compañeros y nuevas empresas. Representa el término de la situación que tanto habrá llegado a descorazonarle. Se libera de las presiones que hasta el momento le han impedido manifestarse abiertamente, en consonancia con su auténtico espíritu.

Transmisión, herencia. Mediación. Renuncia.

CINCO DE COPAS. Augura legados positivos: herencia, donación. No obstante, algunos cartománticos sostienen que tal transmisión puede alcanzar valores menos agradables, tales como deudas heredadas, o enfermedades transmitidas. La opinión más generalizada está a favor del primer significado. Con el 4 de oros la interpretación aclara cualquier duda al respecto: una persona se encargará de que los legados sean definitivamente favorables. INVERTIDA, - La familia. Las relaciones afectivas. Se relaciona con el ambiente familiar, hogareño, del consultante. La consolidación o la disolución de esa familia vendrá dada por la presencia de otras cartas (por sí misma no es decisiva. Así, junto al rey de oros, por ejemplo, indica la inminente llegada de un paciente portador de alegrías que favorecerán la unión familiar, en tanto que el mismo pariente abrirá la puerta de la discordia, si la carta próxima fuese el 8 de bastos.

El pasado.

SEIS DE COPAS. Alude al pasado del consultante, tanto en lo negativo como en lo positivo, y a la influencia sobre el presente. Nostalgias, remordimientos; penas, alegrías. El 4 de bastos complementa la interpretación recordando una relación afectiva cuyo termino es reciente. La sota de oros, pasados placeres. El rey de espadas (invertido), el engaño de la compañera o compañero al que entregó su confianza. El 8 de copas, una decisión poco ética depositaria de remordimientos aún vivos.

INVERTIDA.- El futuro. Vaticina hechos venideros y nunca actuales, contraponiéndose a la posición anterior. Con la sota de bastos anuncia un nuevo conocimiento que estimulará su espíritu. Con el 3 de bastos augura el fin de una enfermedad propia o de algún allegado. Con el 8 de copas predice una muerte.

Pensamiento, imaginación, utopías.

SIETE DE COPAS. Hace referencia al cerebro, a la actividad mental, y a los sueños alimentados por el consultante que, en algún caso, pudieran ser irrealizables. El cartomántico encuentra aquí un sólido apoyo para definir el pensamiento de la persona que tiene delante, puesto que la carta, con la ayuda de las próximas, le revelará intenciones, tendencias, posturas. El rey de bastos, por ejemplo, confirmará que su pensamiento es noble, merecedor de encomio. Precisamente todo lo contrario cuando es la sota de espadas la que hace su aparición: los pensamientos del consultante no dignifican su persona. INVERTIDA.- Utopía. Proyectos temerarios. Si con la carta al derecho ya se advierte el peligro de lo quimérico, en esta posición la probabilidad se convierte en certeza. Los castillos en el aire, sin base que los sostenga, jamás podrán ser realizados; sobretodo cuando esta carta se halle cerca del as de espadas. Pero adviértase que la imposibilidad o fracaso que anuncia la predicción cartomántica no va dirigida contra empresas o proyectos con fundamento, sino exclusivamente en relación con los sueños que el consultante alimenta por encima de sus posibilidades reales.

Profunda relación de carácter sentimental, muchacha rubia.

OCHO DE COPAS.

Anuncia al consultante, si es hombre, que en su camino va a encontrar una muchacha rubia con la que dará comienzo una relación duradera y venturosa. Incluso asegura descendencia, numerosa si nos encontramos al lado el as de bastos. Si se trata de una joven, el augurio será de felicidad y de logros realizadores.

INVERTIDA.- Satisfacción. Peligro de excesiva dependencia. Advierte que, envuelto el consultante por la felicidad obtenida en la relación descrita por la carta al derecho, puede correr el peligro de descuidar proyectos y realizaciones, dada su excesiva dependencia de la persona con quien comparte tal relación. Con el as de espadas el peligro se convierte en amenaza clara.

Salud. Superación de dificultades. Victoria.

NUEVE DE COPAS.

Carta muy favorable, pues indica que a las excelentes condiciones físicas, el consultante une la suerte necesaria para vencer todo tipo de obstáculos que pretendan regatearle una victoria final que tiene asegurada. El estudiante concluirá sus estudios de manera brillante, el hombre de negocios verá coronadas sus previsiones y el artista asistirá al reconocimiento de su obra.

INVERTIDA.- Irrealidad. Aun invertida la carta conserva sus buenos augurios, pero advirtiendo al consultante que sus proyectos de orden sentimental pueden estar basados en una visión deformada del mundo real, con lo que inexorablemente aparecerían las frustraciones. Todo puede ser tan venturoso como en la posición anterior a condición de tener en cuenta lo señalado. Con el 3 de oros (invertido) el consultante no será capaz de contener su imaginación y esto le conducirá al desastre.

Hombre o mujer de tez clara. Sensible. Amable.

SOTA DE COPAS. Se predice aquí la relación con una persona que depositará en el consultante una amistad, y probablemente un amor, donde la sinceridad y la nobleza serán constantes, sin sitio para el engaño. Al mismo tiempo pronostica el interés de una persona influyente que elevará al consultante dentro de su trayectoria profesional. La sota de espadas, cuando quien consulta es una mujer, advierte que ella será utilizada deshonestamente basándose en su debilidad de carácter.

INVERTIDA.- Debilidad, decadencia. El único apunte de riesgo señalado en la posición anterior, la debilidad de carácter, adquiere aquí importancia capital, supeditándolo todo a esa característica. Así, el consultante tenderá a depender de las personas que le rodean, por lo que su ánimo fluctuará entre la exaltación y la depresión según la actitud de quienes componen su círculo de amistades. Fácilmente impresionable, los sueños primerizos tienden a desmoronarse. Todo se diluye. Seguida del as de bastos, caerá victima de una enfermedad cuya secuela podría ser la locura. El 9 de espadas puede convertirse en una valiosa defensa contra la bruma que empieza a envolverle.

Cambio, viaje, encuentro.

CABALLO DE COPAS. Subraya la necesidad de cambios: profesionales, de residencia, de ambiente, de amigos, de relaciones amorosas. Por ello el consultante llevará a cabo un viaje muy deseado. En el transcurso de tales cambios, quizás durante el viaje, conocerá -encontrará- una persona que, en efecto, vendrá a impulsar el cambio definitivo. Pero, cuidado, tal encuentro no señala que sea para bien o para mal. El 8 de oros anunciará tal encuentro como negativo. El siete del mismo palo, por el contrario, lo convierte en positivo, aunque ciñéndolo al aspecto económico.

INVERTIDA.- Dificultades, frustraciones. Lo opuesto a lo anunciado al derecho. Es decir, el consultante se encuentra con serios problemas que obstaculizan el anhelado cambio. No es capaz de salir de un ambiente familiar, afectivo, que viene definido por la desgracia, la traición, la infelicidad. Y se encontrará con alguien que no vendrá a darle y sí a pedirle.

Persona madura, con nobles sentimientos. Matrimonio.

REY DE COPAS. Pronostica la aparición de una persona honrada, de posición respetable y de sentimientos limpios hacia el consultante. Probabilidad de matrimonio o unión duradera. El 7 de copas advierte que serán traicionados por su propio amor. Y el 8 de oros que la unión entre ambos serán altamente satisfactoria. El as de oros define mejor al personaje en cuestiones de fortuna: será hombre o mujer de holgada posición económica.

INVERTIDA.- Vicios. Como sucediera con la carta que antecede, el pronóstico queda también invertido. De manera que la persona con quien nos relacionaremos no será ya tan noble, tan perfecta. Su tendencia a los vicios (droga, sexo...) precipitará un desenlace infeliz que bien pudiera hallarse definido por alteraciones de orden psíquico. Aunque algunas cartas pueden, como sabemos, modificar el resultado, aliviándolo, e incluso superando todo lo que de negativo significa la carta en sí.

Extremado, contundente. Pasión, muerte.