0 - EL LOCO.- El Loco es la carta sin número en el Tarot, ya que si consideramos la vida como un círculo, nunca hay principio ni final, sino que todo vuelve a girar una y otra vez. Normalmente esta Carta está representada por una especie de bufón con su hatillo, alguien que emprende un viaje y que no parece llevar excesivo equipaje porque parte con la ligereza de lo nuevo. Nos suele hablar de etapas de comienzo de algo nuevo sobre lo que no tenemos un conocimiento previo normalmente; también de la característica de la inocencia, ya sea virtud o defecto.

 

I - EL MAGO.- El Mago nos habla de una persona más experimentada que el loco, que en su mano tiene el poder para hacer las cosas. Sabe unir el deseo del cielo con los frutos de la tierra. No se le ahorra el trabajo de realizar lo que se proponga, y él tendrá el gozo de contar con la confianza que se deposita en él y la responsabilidad que esto conlleva.

 

II - LA SUMA SACERDOTISA.- La Suma Sacerdotisa representa la quietud, la introspección. Hay que matizar que el carácter masculino suele entregarse a la acción, mientras que el femenino lo hace más a la ponderación. Esto es muy importante a la hora de descubrir qué nos están intentado decir a través de las cartas según que la figura sea masculina o femenina. Puede que la Suma Sacerdotisa a veces sea vista como un freno para los que desean acción, pero no hay que olvidar que el tomarse un tiempo para meditar las cosas es un buen principio para que éstas se desarrollen de forma inteligente y eficaz. La Suma Sacerdotisa, además, aporta su gran intuición.
III - LA EMPERATRIZ – La Emperatriz es toda energía y abundancia. Sus frutos llegan a cualquiera que a ella se acerque. Es la madre nutricia que cuanto más ofrece más obtiene.

 

IV - EL EMPERADOR – Es el perfecto compañero de la Emperatriz. Apoyando la abundancia de su esposa, ofrece estabilidad y cordura. Sabe poner las cosas en su sitio, ser justo cuando debe serlo, imponer reglas para obtener fines adecuados. Puede asustar su firmeza, pero habrá que valorar si esa firmeza es apropiada o no en el momento actual según las diferentes cartas que aparezcan en la consulta.

 

V - EL HIEROFANTE – Nos habla de enseñanza y aprendizaje; de estructuras, de instituciones bajo las que nos sentimos confiados y resguardados. Todo innovador en un primer momente bebe de las fuentes de sus antecesores, escucha sus enseñanzas, se siente integrado en su grupo, y tras ese periodo puede lanzarse a la aventura de su propia creación, partiendo de la base de que él tambíen ha sido creado previamente. Me gusta ver en esto el paralelismo con un pintor tan “rompedor”, tan “transgresor” como Piscasso, quien para “dejar de saber pintar al uso” tuvo primero que aprender la técnica clásica y a partir de ella volver a los orígenes de la inocencia.

 

VI - LOS ENAMORADOS – La Carta de los Enamorados tiene una iconografía diferente según miremos un Tarot de Marsella o un Rider Waite. En el primero la imagen que se nos muestra es la de un hombre entre dos mujeres, mientras que en el segundo aparece un hombre y una mujer protegidos por un ángel. De esta simbología se extrae el significado, bien puede tratarse del anuncio del amor, o bien de la toma de decisiones en las que los sentimientos son muy importantes.

 

VII - EL CARRO – La energía, la fuerza, la decisión. Ponerse en camino seguro del éxito. A veces esa seguridad no obedece a la realidad, pero el consultante debe valorar si se está engañando o no.

 

VIII - LA FUERZA (FORTALEZA) – Esta carta nos muestra como con suavidad pero con tenacidad puede domesticarse incluso a un león. En vez de utilizar la fuerza bruta, aquí se nos dice que la resuelta y paciente tenacidad obra más milagros que la anterior. Además, nos habla de personas tolerantes, que saben aplacar a quienes tienen a su alrededor porque han aprendido a respetarlas sin por ello perder ellos su punto de vista.

 

IX - EL ERMITAÑO – La soledad o la búsqueda de conocimiento. Normalmente habla de experiencias profundas que deben vivirse en soledad. El ermitaño busca la luz del conocimiento o bien él la da a los demás.

 

X - LA RUEDA DE LA FORTUNA – Anuncia cambios importantes que de alguna manera nos vienen impuestos desde el cielo. Algo se mueve para que podamos progresar en nuestro aprendizaje.

 

XI - LA JUSTICIA – La Justicia es la carta que nos habla de las causas y los efectos; si uno actúa con justicia lo normal es que la reciba.

 

XII - EL COLGADO – El Colgado anuncia tiempos de espera, en principio prometedores. Son sacrificios que se hacen que suponen una parada para tomar impulso.

 

XIII - LA MUERTE – Aquí se nos habla de finales de situaciones, de crisis que hay que superar para avanzar y tomar un nuevo rumbo.

 

XIV - LA TEMPLANZA – La carta de la salud y de la armonía. Una carta que también nos habla de paciencia.

 

XV - EL DIABLO – A diferencia de la carta de Los Enamorados, aquí la pareja que se muestra está encadenada, ¿por qué? Puede haber tantas razones; puede ser una falta de libertad experimentada por una situación obsesiva. A veces el amor no es tal, sino que vive momentos de pura obsesión u obcecación. Nos habla de las pasiones que nos dominan, en vez de dominarlas nosotros a ellas o vivir el amor en armonía. Además puede advertirnos de posibles adicciones, ya sean “enganches” a determinadas personas, ya sea la droga, ya sea el alcohol o cualquier tipo de adicción que mine nuestra libertad.

 

XVI - LA TORRE – Es una convulsión. Algo se mueve fuertemente bajo nuestros pies para que reaccionemos y no nos acomodemos. Es una forma violenta de despertar.

 

XVII - LA ESTRELLA – Nos trae buenos augurios de una época luminosa que se abre ante nosotros. Nos puede mostrar que atraemos amistades, que todo lo que está a nuestro alrededor es beneficioso o que tiene visos de serlo.

 

XVIII - LA LUNA – La Luna representa la oscuridad. El miedo nos asalta en la oscuridad, pero ¿obedece a algo real o es más nuestra propia confusión? A veces creamos fantasmas por falta de luz, pero eso no quiere decir que verdaderamente existan.

 

XIX - EL SOL – Es la energía viva y radiante. Un niño con una inocencia ya inteligente está dispuesto a resplandecer.

 

XX - EL JUICIO – Esta carta para mí es una de las más enigmáticas del Tarot. Nos habla de ponderaciones, nos paramos a meditar sobre algo o es necesaria esa meditación. También nos anuncia una liberación. E incluso nos puede hablar de un renacimiento; es decir, un nuevo nacimiento, la posibilidad de volver a iniciar un camino que creíamos perdido.

 

XXI - EL MUNDO – El mundo es la totalidad. Cuando esta carta aparece suele hablarnos de que nuestro destino se está cumpliendo adecuadamente.